Prepararte para una sesión de fotos

BLOG
Antonio Cabrejas Artículo
SERIEDAD, EXPRESIÓN, NATURALIDAD, ESPONTANEIDAD...

Tanto si quieres dedicarte al mundo de la imagen, moda, publicidad… como si simplemente quieres disfrutar de la experiencia de ser modelo por un día, las sesiones fotográficas son una oportunidad para sentirte guapo, atractivo y sin complejos para conseguir unas fotos donde te veas natural, divertido y único.

Lo más importante es saber para qué quieres hacerte la sesión de fotos: Para probar suerte en el mundo de la publicidad, la interpretación, te gustaría tener unas fotografías bonitas, o quieres retener este momento especial de tí mismo?... explicárselo a tu fotógrafo, la complicidad entre ambos es muy importante para un resultado final optimo.

Si es tu primera experiencia en este sector es muy positivo encargar tus fotos a un fotógrafo que esté acostumbrado a relacionarse con modelos. Como profesional te guiará en todo momento, por lo que una entrevista previa nunca está de más para ambas partes.

Una vez sabido para que quieres las fotografías y su objetivo final ya solo es cuestión de mentalizarte que las cosas van en sério y que no puedes dar marcha hacia atrás ni para coger impulso. Aunque estés empezando en este mundo del modelaje te lo tienes que tomar en serio y no como un pasatiempos.

La puntualidad en una cita para hacerte las fotos es primordial, si das el plantón sin avisar o te muestras con desgana siempre irá en tu contra. De la misma manera que muchos fotógrafos te pueden abrir las puertas y recomendarte a otros profesionales también te las pueden cerrar... así de claro.

Cómo prepararte?

Ya sean para unas glamorosas tomas, como las fotos básicas para un book de modelos o un pintoresco retrato familiar, la clave del éxito en una sesión de fotos profesional es la preparación previa. Para que tus fotos salgan espléndidas y tú luzcas como un modelo de revista, fotógrafos y expertos recomiendan lo siguiente:

Practica frente a un espejo: Algunos fotógrafos suelen guiar las poses de los modelos; otros, simplemente dejan que ellos se expresen. Cualquiera sea el caso, se recomienda que pruebes frente al espejo. Conoce cómo lucen las diferentes expresiones de tu cara con miradas de pocos amigos o penetrante, y cómo sientes tu cuerpo posando sexy o divertido. Usa prendas con bolsillos o cinturones en donde puedas colgar tus manos y darle expresión a tu pose. Recuerda que el fotógrafo te podrá indicar algunas poses pero él no lo podrá hacer por ti. No intentes hacer lo que no te queda bién, si tienes un rostro simpático, vés por este camino porque talvez poniendo cara de malo se te verá sobreactuado y mal.

El vestuario: Unas semanas antes discute con tu fotógrafo el estilo de fotos y selecciona tu ropa y accesorios de acuerdo a tu forma de vestir habitual. Si quieres unas fotos básicas para tu book para que te puedas mover por agencias, hay tres cambios específicos que van a esperar ver: Un cambio informal o casual (jeans y camiseta), otro cambio formal o elegante (traje, americana, pantalones de vestir) y por último, un cambio de ropa interior o de baño. A todo esto recuerda llevar un calzado adecuado a cada estilo de ropa. Recuerda que el protagonista de las fotografías eres tu, procura no llevar prendas muy anchas, camisetas con grandes dibujos y procura en la ropa interior prescindir de ir enseñando la marca de los slips... ellos no te pagarán por anunciarlos.

Rasurado del cuerpo, afeitado o corte de pelo: Si necesitas depilarte no lo hagas el mismo día de la sesión para que no se noten marcas, rojeces en la piel ni irritaciones, hazlo un día antes. Lo mismo si te tienes que afeitar. Si tu estilo es llevar barba de tres días simplemente recortatela para que te quede bonita. Revisa si tu cabello necesita un corte o algún tratamiento. No es aconsejable que hagas cambios drásticos a tu look, déjalos para después de la sesión. Cuídate las cejas, peinatelas, retócalas si es necesario porque no perderás tu hombría. Lo mismo con los pelillos de las orejas o nariz.

Confirma tu cita con el fotógrafo: Un par de días antes llama a tu fotógrafo para confirmar y ultimar detalles, habla claramente con él sobre tus inquietudes, si tienes ideas para la sesión planteaselas. No dejes las cosas a última hora, piensa que normalmente el fotógrafo dependiendo del perfil y del físico de la persona y de la experiencia del modelo se prepara antes para improvisar lo más mínimo durante la sesión y no hacerla interminable. Confirma la dirección del estudio o locación y asegúrate que sabes cómo llegar.

Todo a punto: Pónte en una bolsa la noche anterior de todo lo que necesitarás teniendo en cuenta lo que te hemos comentado sobre el vestuario, no hace falta llevarte el armario completo. Suele ser de utilidad y creatividad los complementos u accesorios como gorras, guantes, cinturones, bolsas, casco de moto, patinetes, algún instrumento musical... si tienes algo que encaja con tu forma de vivir o profesión no está de más que lo hables antes con el fotógrafo para ver si se puede incluir como atrezzo en alguna foto.

El día de la sesión

LLega con tiempo, sé puntual. Procura no haber quedado con nadie a una hora en concreto trás la sesión por dos motivos: El primero porque tienes que estar relajado y si estás más pendiente del reloj o del teléfono el estrés se notará en las fotos. Y el segundo motivo es porque una sesión suele durar hora y media aproximadamente pero también puede ser que se alargue por cualquier motivo y no hay nada más malo que trabajar con prisas para terminar antes.

No vayas sudado ni descuidado higienicamente. Tu piel debe estar limpia e hidratada, con agua y jabón basta, no te póngas cremas en la cara para evitar brillos. Tu cabello debería estar recién lavado y libre de productos fijadores. Vístete confortable con unos zapatos cómodos, pues te cambiarás de ropa en el estudio.

Vés con mente abierta, con ganas de aprender, de descubrir, de pasartelo bién. Cada fotógrafo y cada sesión es diferente, cada profesional trabaja a su manera y emplea sus trucos para que todo salga bien y todo fluya. Las primeras fotografías son las que suelen quedar peor ya que el modelo esta nervioso y tenso porque desconoce seguramente como trabaja el fotógrafo y el fotógrafo aún no sabe como reaccionará el modelo ni las luces sobre él. Pero tranquilo, conversad y verás como te irás relajando y cuando lleves unos 15 minutos con varias fotos iniciales de prueba todo será diferente y déjate llevar.

Lo más importante es perder la vergüenza, los complejos y divertirse. Las mejores fotografías son las naturales, las esporádicas, y esa naturalidad se consigue precisamente dejando de lado la conciencia de uno mismo, perdiendo el miedo al ridículo y disfrutando de la experiencia..

Sabiendo todos estos puntos y poniéndolos en práctica verás que tus sesiones fotográficas serán más fáciles de llevar. No tengas miedo de reirte de tí mismo, de disfrutar haciendo poses y dejándote guiar descubrirás que ser modelo, aunque sea por un día, es una experiencia que querrás volver a repetir con el premio de unas buenas fotos para tu recuerdo.

Tal vez te pueda interesar:
REQUISITOS PARA SER MODELO MASCULINO POSAR PARA FOTOGRAFÍAS DE DESNUDO MASCULINO